La venganza de la fallecida

La venganza de la fallecida

Contenido: Sin lugar a dudas la muerte es una de las principales protagonistas al momento de hablar de historias de terror, en este caso te presentaremos un relato macabro referido a un asesinato que tuvo lugar hace aproximadamente 100 años en el estado de Texas.

A las afueras de una modesta ciudad, vivía una familia compuesta por padre, madre y dos hermanas. Una, de nombre Carmen, contaba con una belleza e inteligencia sorprendentes. Por otra parte se encontraba Ángela, una conflictiva joven que muchas veces había mostrado signos de irresponsabilidad y falta de respeto hacia sus mayores.

Como verán, estas dos hermanas no se parecían en lo más mínimo, eran totalmente opuestas una de la otra, razón por la cual claramente no se llevaban de la mejor manera. El conflicto comienza una mañana de agosto en dónde Carmen mostraba signos de malestar general, por lo cual fue derivada al hospital más cercano.

Las horas en la internación pasaba y Carmen no parecía mejorar ni un poco. Pasadas las dos semanas en el hospital, el cuerpo de Carmen no soportó más y la pequeña joven falleció sin que los médicos pudieran dilucidar la raíz de su extraña enfermedad.

El funeral tuvo lugar esa misma tarde, en dónde la familia y amigos se mostraron verdaderamente golpeados por la mala noticia que había arribado a sus vidas, todos a excepción de su propia hermana Ángela, la cual se mostraba realmente tranquila.

Pasados los meses de este fatídico hecho, Ángela comenzó a contar con dificultades a la hora de conciliar el sueño, se podía sentir una extraña presencia en su cuarto, presencia que incluso llegaba a susurrarle al oído tenebrosas frases sin sentido. Las semanas pasaban y el estado de Ángela empeoraba, ya no podía ni siquiera ingresar a su cuarto, el terror había invadido su vida totalmente.

A causa de su envidia, Ángela aparentemente habría envenenado a su hermana unos meses antes, lo cual produjo su inevitable muerte. Su cuerpo había sido enterrado, pero su espíritu se encargaría de reprocharle a su hermana su terrible decisión.

La aparición de esta presencia espiritual comenzó a producirse con más frecuencia conforme los días pasaban, y ya no solo se trataba de apariciones durante la noche, sino que durante el día y a dónde sea que Ángela iba, la presencia no podía dejar de sentirse.

Infinitamente atormentada ante esto, Ángela termi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *