El misterio de los túneles de Bacalar

El misterio de los túneles de Bacalar

La cultura Maya, encierra por sí misma un sinfín de misterios increíbles, religión, sacrificios, costumbres y mucho más, encontraremos cuando buscamos información o bien si tenemos la posibilidad de visitar sus ruinas o el territorio que abarcaron en su época estas personas, pero, no todo es tan normal como lo que podemos ver, sino que hay muchas incógnitas rondando a este civilización y el misterio de los túneles de Bacalar es una de ellas.

Hace no mucho, se han encontrado unas nuevas ruinas de túneles secretos creados por los Mayas, en medio de la selva de parte de su territorio. Estos túneles ya habían sido explorados con anterioridad, solo que no habían dado aviso de esto, por ende, los túneles estaban vacíos al ser re-descubiertos, todas las reliquias y cosas de valor que suele haber en estos lugares ya no estaban, por haber sido llevadas por saqueadores, pero algo se conservó dentro de los túneles de Bacalar, se trata de una extraña sustancia de color violeta que emerge del suelo por sí sola.

Al ingresar a estos túneles, se puede apreciar su increíble construcción subterránea hecha a la perfección para que quepa una persona de pie. En el lugar, se hayan muchos restos de lo que se cree podrían haber sido huesos humanos, pero además de eso también está esta extraña sustancia viscosa de color violeta oscuro que burbujea sobre el suelo. La misma, emerge de la misma tierra y posee un olor muy fuerte que hace que seguir ingresando a los túneles sea prácticamente imposible.

Un equipo de investigación especializado, se hizo presente en el lugar y tomó muestras de esta sustancia tan extraña. Los resultados del laboratorio fueron confusos, los mismos no lograban determinar de qué se trataba esta sustancia, la misma carecía de células, pero al contrario, estaba compuesta por un sinfín de diferentes tipos de bacterias. Hasta el momento, los túneles siguen teniendo estas sustancias en sus suelos, pero no se puede encontrar explicación de que es o porqué aparece.

Muerte en el cementerio

Muerte en el cementerioUn grupo de adolescentes que se juntaban todos los viernes a contar historias, mitos y leyendas cortas en la casa de uno de los integrantes, decidió una noche jugar a un juego de prendas, en donde se desafiaba a cada uno a realizar una determinada prueba, y si no lo hacía debía cumplir con una prenda que era verdaderamente difícil.

Las prendas que tuvieron cumplir quienes no pudieron pasar la prueba fueron bastante severas, entre las cuales se destacaban la que hizo uno de los varones que tuvo que caminar toda una cuadra completamente desnudo, algo que fue muy vergonzoso para él. Otra de las pruebas que le tocó a otro de los integrantes del grupo fue el robar determinado objeto que se encontraba dentro de la casa de un vecino, algo que pudo lograr sin problemas, aunque tuvo mucha dificultad para poder conseguir trepar las paredes debido a que no tenía mucha fuerza.

La última prenda que realizaron ese viernes, fue a una de las mujeres de ese grupo de adolescentes, en donde la misma debía ir a un cementerio y clavar una estaca en una de las tumbas que se encontraban en el medio del mismo, algo que verdaderamente le causaba pánico a todos los integrantes del grupo.

Finalmente la niña se decidió en cumplir con su prenda, por lo que todo el grupo de amigos adolescentes fueron al cementerio a realizar dicha apuesta, aunque tan solo la niña fue quien se adentró en la sección donde se encuentran las tumbas. Todo marchaba sobre ruedas, aunque fue difícil caminar para la chica porque era de noche y se veía muy poco. Cuando llegó a una de las tumbas que se encontraban en el medio del cementerio, se dio cuenta que estaba temblando del miedo, y que no sentía las piernas, pero igualmente quería cumplir con su objetivo, a que había llegado muy lejos. Por lo que se decidió agacharse para clavar la estaca, y cuando vio el suelo vio a un pie de una persona que se encontraba parada junto a ella.

Elementos para hacer un cuento infantil

Elementos para hacer un cuento infantil

Para escribir cualquier clase de relato, hay que conocer una serie de reglas básicas. En especial si se trata del cuento corto infantil, porque poseen un sello propio. Suelen incluir elementos fantásticos, animales encantados y objetos mágicos. Ayudado de otros elementos que estimulan la imaginación del niño.

Por lo cual es imprescindible conocer sus rasgos básicos y así conseguir un buen relato.

Uno de los ingredientes básicos es el personaje principal, ya alrededor de él girará la historia. Hay que definirlo física y moralmente, sin hacer una descripción muy complicada. Después hay que ubicarlo en una época y escenario. Aquí se tiene la versatilidad de que el espacio y el tiempo pueden ser indeterminados, únicamente marcado por las frases: “Hace muchos, muchos años”, “Érase una vez”, “En un lugar muy, muy lejano”.

Una vez definido lo anterior, hay que crear un conflicto. El héroe debe recorrer un camino lleno de obstáculos o fieros adversarios para conseguir algo valioso. En estas andanzas, el protagonista debe conocer a otros personajes. Los cuales pueden ayudarle en momento de debilidad. Así el personaje principal resultara más creíble, pues tendrá debilidades o defectos como las personas de carne y hueso. La descripción del villano también es muy importante, normalmente encarna malos sentimientos, por lo que es adecuado atribuirle algo de fealdad.

El final del cuento siempre es feliz. El héroe derrotará a su adversario y logrará su propósito.

Con la historia creada, es el turno de revisar coherencia y lenguaje, las cosas deben concordar y ser claras, empleando un lenguaje sencillo, que el niño sea capaz de comprender. Evite palabras rebuscadas, o que se escuchen bien, prefiera aquello que le ayude a crear descripciones más gráficas y directas.

No es una serie de pasos ceñidos a seguir si no un grupo de consejos para ayudarle a crear cuentos cortos y divertidos y divertidos para compartir con sus hijos.

Temas más recurrentes en los cuentos de terror

Temas más recurrentes en los cuentos de terror

La palabra cuento evoca inmediatamente en nuestro pensamiento la idea de un relato breve en el que se utilizan elementos fantásticos para poder componer una historia interesante.

Al tratarse de un género especialmente enfocado al público infantil, tiene como característica principal el referirse a pocos personajes que desarrollan sus actividades cotidianas dentro de una trama poco compleja.

Por su parte, el terror es entendido como el grado superlativo del miedo, es decir, esto ocurre cuando el ser humano es incapaz de hilar pensamientos de manera coherente y racional.

Dejando claras estas dos definiciones, bien podemos decir que los cuentos de terror están conformados de diversos elementos que guardan entre sí un fin común; el crear una sensación de aprensión y desconfianza extrema en el individuo que se encuentra leyendo/escuchando esa crónica en ese momento.

Los temas más recurrentes en los cuentos de terror se hayan íntimamente ligados a cuestiones de relacionadas con lo sobrenatural como la aparición de hombres lobo, brujas, vampiros, fantasmas y cualquier otro ser que escape a las convenciones socialmente aceptadas.

También abundan las temáticas que tienen que ver con enfermedades misteriosas, es decir, aquellos padecimientos que afectan al ser humano y que aparecen de manera espontánea. Además, estas afecciones (al menos en esos relatos) no tienen cura.

De igual manera, la violencia y los crímenes constituyen otros dos elementos que no son ajenos a los cuentos de terror.

El objetivo de quien escribe cuentos de terror es establecer un vínculo con las personas que leen sus relatos, para de esa forma generar una retroalimentación que a su vez funciona como un vehículo para la creación de nuevas historias. Aunque bien vale la pena señalar que a veces lo único que desea el escritor es transmitir una enseñanza o simplemente dar un consejo.

La primera cita de Cupido

La primera cita de Cupido

Ya tenía un poco de tiempo que Cupido no se encargaba de su trabajo tal y como debería. El arcángel Miguel, quien era su jefe inmediato constantemente los reprendía:

– ¡No te esfuerzas nada! Ahora dejas que las parejas se enamoren sin que exista el más mínimo atisbo de romanticismo ¿por qué? Antes eras un maestro en los sutiles caminos del amor. Pienso que lo mejor será mandarte un tiempo de vacaciones.

– Ese trabajo no me cansa. Es sólo que actualmente los jóvenes ya no quieren enamorarse. Es más, ni siquiera me dan la oportunidad de crear situaciones para que dos chicos se conozcan. Lo único que hacen es encender la computadora y entrar a uno de esos sitios gratuitos para buscar parejas.

– No hay nada malo en eso. De hecho, los avances tecnológicos ahorran mucho esfuerzo. Contestó el arcángel.

– Tienes razón, sin embargo, yo ya estoy muy viejo para cambiar mi manera de pensar y por tanto desapruebo estas nuevas corrientes.

– Oye, y a todo esto Cupido dime ¿tienes novia?

– No, no tendría tiempo para involucrarme en una situación sentimental.

– Jajaja, tiene mucha gracia. El ser mitológico sinónimo del amor, rehuyéndole al noviazgo.

– En el momento en que llegue la mujer indicada, te lo haré saber.

Cupido salió del sitio donde se encontraba, para recostarse en una nube. Cerca de allí, vio a una joven angelita que se balanceaba en un columpio. Su estómago se llenó de mariposas y su habla se entorpeció.

– Bu buenas tardes señorita. ¿Qué le parece el paisaje?

– Es muy lindo. Tengo muy poco tiempo aquí, apenas llegué el martes pasado.

– Si lo desea, puedo mostrarle el lugar.

Ambos se fueron tomados de la mano y el arcángel Miguel observó cómo en los ojos de Cupido había renacido la llama de la pasión. Desde luego, él fue el causante de que se diera ese encuentro casual.

Cupido regresó a su trabajo con la energía al máximo, pues en su corazón había renacido la llama del amor.

El cuarto de televisión

El cuarto de televisión

Karina López era una agente de bienes raíces, en muy poco tiempo había conseguido hacerse de una clientela considerable.

Debido a su belleza y simpatía, su jefe le asignaba las casas amuebladas ubicadas en las zonas más caras de la ciudad.

En lo que llegaba a su destino, a Karina le encantaba poner un audiolibro de leyendas cortas de terror que traía en su celular. La cita que tenía ese lunes estaba marcada a las cinco de la tarde.

La chica llegó media hora antes al inmueble, con el propósito de verificar que todo estuviera apunto y perfectamente acomodado para que el cliente no dudará en adquirir la propiedad. No obstante, 10 minutos antes de que ocurriera la entrevista, recibió un mensaje de texto.

“Estimada señorita López: Lamento decirle que llegaré tarde a la cita (calculo más o menos estar allí dentro de una hora), estoy un poco retrasado por motivos de trabajo. Espero que no le moleste esperar. Muchísimas gracias”.

Ella le contestó que no había ningún problema.

Se colocó los audífonos y volvió a poner su libro de leyendas cortas de terror, más vio que la batería del celular ya estaba un poco baja y creyó que tal vez el cliente la llamaría más adelante.

Por esa razón, buscó otra alternativa para matar el tiempo. Entró al cuarto de televisión, el cual tenía una pared llena de películas y además contaba con dos cómodos sillones reclinables de piel.

Encendió el televisor y una mano salió de este. Karina asustada trató de correr pero sus piernas no le respondieron. Petrificada del pánico, permaneció ahí hasta que la mano la jaló dentro del aparato.

Lo que sucedía era que ésta fue la morada de una vieja bruja, y por ende estaba embrujada. Desde luego que nadie supo de esto hasta que la policía investigó el asunto.

Clasificación de cuentos infantiles

Clasificación de cuentos infantiles

Se han hecho muchos intentos para clasificar los cuentos. Pero debido a que son pocos los que se ajustan a un tipo en exclusiva, resulta un trabajo bastante difícil. De todas las clasificaciones probadas, hay solo una que no admite discusión. Es la que distingue entre cuentos populares o tradicionales y cuentos literarios.

Los cuentos tradicionales son los de autor desconocido y se transmiten por vía oral. Lo cual provoca que existan diferentes versiones sobre el mismo tema. Los cuentos literarios son obra de un autor y se transmiten por medio de la escritura.

El cuento corto infantil se clasifica según los temas:

Cuentos de animales: No son cuentos de animales encantados. Los personajes son animales que hablan y se comportan como seres humanos. Tal es el caso de las Fábulas de Esopo.

Cuentos de encantamiento: Aquellos en que predominan circunstancias mágicas, ejemplo de esto es Blancanieves.

Cuentos Jocosos: La gente los oye y repite porque los encuentra graciosos, pero alguna vez tuvieron también una función social como medio para reprimir y ridiculizar el comportamiento indeseado.

Cuentos Novelescos: Se trata de cuentos en los que el héroe llega a la conclusión esperada, sin la ayuda de un animal encantado o un hada benefactora. Como sucede en El soldadito de plomo.

Trasgos y Demonios: Los trasgos son diablos menores con la facultad de mutar su forma. El demonio, está en algunos casos muy asociado a las creencias religiosas. Se le encuentra proponiendo tentaciones. Sin embargo, generalmente en el cuento corto es embaucado.

Dragones: Se los asocia inmediatamente a los conocidos dragones heráldicos, alados y con aliento abrasador, como el que luchó contra San Jorge.

Hadas y Duendes: En materia de hadas no hay un criterio uniforme. Se conocen muchos tipos. Pueden ser malvadas o serviciales, igual ocurre con los duendes. Tampoco hay conformidad respecto a sus orígenes: muertos, ángeles caídos, espíritus de la naturaleza e incluso animales encantados. Estos personajes aparecen en: Rumpelstilzchen, Cenicienta.

Fantasmas: Involucra a los aparecidos de aquellos que hicieron daño y los de que lo padecieron.

Gigantes: Trata de los gigantes legendarios, diferentes a los de los cuentos de encantamiento. Como se narra en El sastrecillo valiente.

Brujas: Son gente repulsiva y molesta, que a menudo se venga con innecesaria brutalidad. Ejemplo: Hansel y Gretel.

Países: Apartados de la clasificación basada en géneros literarios, en particular los cuentos infantiles son un importante reflejo de la cultura e historia de cada nación.

Cuento de Pinocho

 

Cuento de Pinocho

PINOCHO

Narrador -Había una vez, un dulce viejecillo carpintero llamado Geppetto, que gustaba de elaborar juguetes y muñecos de madera, con dulce amor y soñando que eran juguetes para un hijo suyo, hijo que nunca tuvo.

En una ocasión, mientras dibujaba el rostro de uno de sus muñecos exclamo Geppetto:

Geppetto -Oh, que feliz me siento entre todos estos muñecos, pero que feliz sería si uno de ellos fuera un hijo mío.

Narrador – Continuó trabajando en este hermoso muñeco, dibujando la carita de un niño, con ojos grandes y alegres y una tierna sonrisa, mientras trabajaba se quedó dormido, imaginando en el rostro de aquel niño de madera el rostro de un hijo propio “Un niño, un hijo mío, que feliz sería con un niño de verdad” soñaba Geppetto.

Pepe el grillo – ¡Ah! Pobre Geppetto. Si tan sólo su deseo se cumpliera.

Cuento de Pinocho

Narrador -Dijo un grillito que estaba por ahí, llamado Pepe el grillo, unos segundos más tarde se dio lugar en la escena el Hada Azul, el hada de los deseos apareció con centelleantes brillos azules deslumbrando al pobre grillito Pepe. Entonces conmovida por los deseos de Geppetto y habiendo sido éste un buen hombre durante toda su vida, merecedor de un deseo, el hada se acercó a Pinocho y le cantó esta mágica canción.

Muñequito, muñequito

Muñequito de madera

Muñequito, muñequito

Muñequito de mi alma

Serás un niño de veras

Cuando llegue la mañana

Pepe grillo, Pepe grillo

Cuidará siempre tus pasos

Pepe grillo, Pepe grillo

El amigo verdadero

Te dará siempre la mano

Con cariño y con esmero

Soy el hada azul y te daré

El mejor de tus deseos

La mayor felicidad

El más bello de tus sueños

Narrador -Y terminando la canción con una hondeada de su varita mágica, el hada Azul dio vida al cuerpo de madera de Pinocho.

Al día siguiente Geppetto despertó y se llevó una enorme sorpresa que lo llenó de alegría, encontró a su hermoso Pinocho de madera pero lleno de vida. Seguía siendo de madera pero era ahora un niño con vida.

Pinocho – Hola, papá.

Geppetto – ¿Quién habla?

Pinocho – Soy yo, Pinocho papá, ¿Acaso no me reconoces?

Geppetto – ¿Eres tu Pinocho? Parece que estoy soñando, ¡Que feliz soy, al fin tengo un hijo de verdad!

Narrador – Es así que se oyeron risas y cantos en la casita de Geppetto el carpintero, Pepe grillito, Pinocho y Geppetto rieron largo rato, de pronto:

Geppetto -Oh pero Pinocho, ahora que eres un niño, deberás aprender cosas, tener amiguitos, conocer de la vida, tendrás que ir a la escuela.

Narrador – Es así que Geppetto decidió llevarlo a la escuela para que Pinocho creciera como un niño normal, estudiara y aprendiera a leer, escribir y conociera nuevos amigos.

Cuento de Pinocho

Geppetto -Anda, Pinocho. Corre hijo mío que tienes que entrar a la escuela.

Pinocho -Adiós papá Geppetto. Prometo portarme bien.

Pepe el grillo – Yo me encargaré de cuidarte, Pinocho.

Narrador – Y así se fue Pinocho camino a la escuela junto con su nuevo amigo Pepe el grillo, quien cuidaría de él durante el trayecto, pasaron varios días y Pinocho demostraba ser un buen niño, anhelando ser un niño de verdad Pinocho pasaba sus días, a lado de Geppetto y al cuidado de Pepe grillo, iba y venía de la escuela.

Como todo niño Pinocho no siempre gustaba por completo de ir a la escuela, así que una que otra vez se escapaba de clases, en una ocasión fue al circo a ver una función de títeres, y el dueño del circo asombrado al verlo pensó en que Pinocho sería sin duda la mejor atracción de su circo.

Un buen día camino a la escuela un extraño y tétrico personaje se cruzo frente a Pinocho y Pepe el grillo.

Zorro -Hola Pinocho, soy un zorro amigable ¿A qué vas a la escuela, a perder el tiempo? ¡No vayas! Mejor ven al circo de marionetas a divertirte, ganarás mucho dinero, jo jo jo.

Cuento de Pinocho

Pepe el grillo – ¡Pinocho, no Pinocho no vayas, prometiste portarte bien!

Narrador – Le recordó Pepe grillo

Pinocho – ¡Cállate Pepe grillo! Con un día que falte a la escuela no pasará nada.

Narrador – Al llegar Pinocho al circo de inmediato el dueño del circo, que ya tenía planeado secuestrarlo, vio en Pinocho su mejor oportunidad, por lo que decidió encerrarlo para tenerlo como espectáculo, pensando de manera interesada en el dinero que la marioneta parlante podría dejarle al circo.

Pinocho al verse encerrado lloró desconsoladamente y sin parar. Sin que ninguno de sus llantos conmoviera un poco al malvado dueño del lugar.

Pinocho – ¡Snif! No volveré a ver a papá Geppetto.

Pepe grillo – ¿Ya ves lo que pasa cuando faltas a tus promesas?

Narrador – En tanto lloriqueo apareció el Hada Azul, viendo llorar a Pinocho dulcemente le preguntó:

Hada Azul -¿Qué pasa Pinocho? ¿Por qué lloras tan desconsoladamente?

Cuento de Pinocho

Pinocho – Oh hermosa Hada, caminando por el bosque un horrible monstruo me atrapó y me encerró en esta jaula sin razón.

Narrador -Tras la mentira de pinocho la nariz comenzó a crecer y crecer sin pinocho comprender.

Hada azul – Estás mintiendo Pinocho, y tu nariz así quedará para que siempre recuerda que no deberás decir mentiras. Pero te daré una oportunidad para que demuestres que eres un buen niño, y te dejaré salir.

Y el hada comenzó a cantar:

Con cada mentira

Tu nariz se estira

Los sueños se acaban

Que triste mirada

Y tú, y tú

No puedes vivir así

¡No señor!

Las hadas se ocultan

Las risas se asustan

El sol se oscurece La luna se pierde

Y tú, y tú

No puedes vivir así

¡No señor!

¡Ay Pinocho! Mentiroso

¡Ay Pinocho! Mentiroso

Ay Pinocho, se te olvida:

Las mentiras, tu nariz estiran más

¡Si señor!

Narrador – Pinocho sintió vergüenza de la enorme nariz que tenía a causa de sus mentiras, así que ideo vivir aventuras y no asistir a la escuela, olvidarse de los estudios e irse a la isla más cercana, la isla llamada Juguetelandia , una isla en la que no había escuelas y en donde los niños sólo se dedicaban a jugar.

Pinocho – Con esta nariz me da mucha pena que mi papá Geppetto me vea así, mejor me iré a vivir aventuras a Juguetelandia, ahí no tendré que ir a la escuela, me olvidare de mis clases y me dispondré a jugar.

Pepe grillo – Pinocho ¡Por favor! Sólo tienes una oportunidad para demostrarle al Hada Azul que eres un niño bueno y que te conviertas en un niño de verdad.

Narrador – Lo que Pinocho más deseaba en la vida era ser un niño de verdad, con dedos flexibles, sonrisa con blancos dientes, piernas y rodillas para poder correr por todos lados y cabellos largos y negros como los demás niños.

Pinocho lo pensó por un momento, pero al final se fue decidido a Juguetelandia , lo que Pinocho no sabía era que en Juguetelandia los niños se convertían en burros.

Cuento de Pinocho

Al llegar Pinocho a la isla pronto le crecieron una enormes orejas y una cola peluda del tamaño de sus delgadas y maderosas piernas.

Pepe grillo – Pero pinocho, ahora has dejado de ser un niño de madera, ahora eres un niño burro, ¡Te han crecido orejas, te ha crecido cola!

Pinocho -Pepe grillo, que tristeza la mía, ahora nunca más veré a papá Geppetto, ahora no podré mirarle.

Narrador – Entonces lleno de dolor Pinocho se echó a llorar en la arena, avergonzado de su nariz, apenado por sus orejas y cola de burro, Pinocho pidió perdón arrepentido de verdad, arrepentido de corazón por los seres que le amaban y a quienes él más amaba e la vida. Pidió porque esos seres que tanto le amaban fueran felices sin él.

Pinocho -¡Oh hermosa Hada Azul! No te pido nada para mi, te pido perdón por mi mentira y por irme así de mi hogar, sólo te pido por favor que hagas feliz a papá Geppetto, que perdone mi partida. Te pido que él y mi amigo grillito sean felices por siempre sin mí.

Narrador -Entonces a lo lejos en el mar Pinocho vio una figura conocida, era su padre Geppetto que venía sobre una balsa luchando con las olas tratando de llegar a la orilla a lado de Pinocho.

Pero ¡Oh, ¿Qué es eso?! Es una ballena, viene tras Geppetto tratando de comerlo, Pinocho se apresuró para ver mejor y se percató de que la ballena venía tras Geppetto y sin pensarlo dos veces fue a su encuentro.

Pinocho -¡Papa, Papá Geppetto! Yo te salvaré.

Narrador -Y Pinocho salió corriendo, se echó al agua a nadar y nadar hasta alcanzar a Geppetto. Nadó y nadó, se cansó y siguió, nada importaba más que salvar a Geppetto.

Geppetto – ¡Oh Pinocho, mi niño, no te acerques mi niño que peligro corres aquí!

Cuento de Pinocho

Al llegar con Geppetto la enorme ballena de un sólo bocado se tragó a Geppetto y a Pinocho sin dejarlos reaccionar, ambos fueron tragados y sin rastro alguno el Hada Azul llegó y de un sopetón dijo:

Hada Azul – ¡Ballena enorme, ballena azul, por mis poderes te exijo que los liberes ya mismo!

Narrador – Y así en un movimiento de su varita el Hada Azul liberó a Pinocho y a Geppetto, no necesitó más que tocar a la ballena para conmover su corazón y que liberara a ambos de inmediato.

Y de un solo brinco salieron Pinocho y Geppetto. Al salir ambos por la enorme boca de la ballena Pinocho ya estaba convertido en un niño de carne y hueso.

Hada Azul – Pinocho, has sido un niño bueno, generoso y valiente. Ahora ya sabes que el amor es el mejor camino hacia la felicidad.

Pinocho – ¡Papá, papá ya soy un niño de verdad! ¡Mírame que ya soy un niño de verdad!

Geppetto – ¡Jo jo jo! ¡Pero qué feliz soy hijo mío, qué feliz soy Pinocho de mi corazón!

Narrador – Llenos de alegría Pinocho, Papá Geppetto y Pepe el grillito regresaron juntos a su hogar cantando y tarareando esta canción:

En todas las vidas y en todos los cuentos

Hay días oscuros, igual días buenos

Hay sueños que se vuelven ciertos

Hay aventura y mucha diversión.

Que linda sonrisa el amor te ha dado

Y una cara triste cuando tú has fallado

La magia está en contar aciertos

Menos errores y mucho perdón.

Un niño bueno, un niño bueno soy

Tengo defectos, como cualquiera soy

Pero siempre termino

Haciendo las cosas,

Un poco, un poco mejor

Un niño bueno soy,

Ese soy yo.

Sumar ilusiones, restar decepciones,

Y ser el artista de muchas canciones,

Que digan lo mejor que tengo,

Buenos amigos y un mundo mejor

Un niño bueno, un niño bueno soy

Tengo defectos, como cualquiera soy

Pero siempre termino

Haciendo las cosas,

Un poco, un poco mejor

Un niño bueno soy,

Ese soy yo.

 

Narrador – Y entonces Pinocho, Papá Geppetto y Pepe grillo fueron felices a casa, unidos y vivieron siempre felices, Pinocho aprendió la lección, comprendió que no es bueno decir mentiras y siguió los consejos de Papá Geppetto y Pepe grillito.

MORALEJA:

Los niños que no mienten, son leales y valientes,

siempre dicen la verdad, porque son inteligentes.

Cuento de Pinocho